Saltar ao contido principal

VOLVER A NACER


Me llamo Rubén, tengo nueve meses y estoy contentísimo porque acabo de nacer. Estaréis pensando: ¿Cómo dice que acaba de nacer, si tiene nueve meses? Os lo voy a explicar y lo vais a entender muy bien.
Empezaré diciendo que vivo en un bosque de Ourense con mi familia, que es muy numerosa y junto a varias familias más. Con algunas nos llevamos muy bien. Con otras…no tanto.
Ahora seguro que estáis pensando: ¿Vive en un bosque? ¡Qué raro!
Pues de raro nada porque…  ¡Soy un conejo! ¡Jejeje! ¿A que no os lo esperabais?
Pues sí, un conejo feliz, que vive con sus padres, sus abuelos y sus 17 hermanos. Ya sé que vosotros no tenéis tantos hermanos, pero los conejos somos así.
La vida aquí en el bosque es maravillosa, nos despertamos cuando sale el sol y nos vamos a buscar algo para desayunar. Pronto encontramos algo que comer porque los bosques gallegos son para nosotros lo mismo que el Carrefour para vosotros. ¡Hay de todo! Luego jugamos, curioseamos y escuchamos los sabios consejos que nos dan los mayores para aprender a sobrevivir. Nosotros no podemos ir al colegio, porque no existen las escuelas para conejos.
Aquí la vida es tranquila, aunque a veces pasan cosas inesperadas: aparecen lobos, zorros o incluso cazadores. Nosotros estamos bien entrenados y corremos muchísimo cuando los vemos aparecer, pero a veces alcanzan a alguno de nuestros compañeros y nos ponemos muy tristes. Pero lo peor de todo son los incendios. En ocasiones son provocados por fuertes tormentas, pero la mayoría de las veces es por vuestra culpa, porque sois imprudentes y ensuciáis nuestro bosque. Otras veces, incluso plantáis fuego a propósito. Deberíais tener en cuenta que somos muchos los que vivimos en el bosque y que en un incendio pueden morir familias enteras. Pero bueno, como supongo que eso vosotros ya lo sabéis, continúo con mi historia.
Todo iba bien en nuestra vida, hasta que un día por la mañana, salió el sol y toda mi familia se ausentó de la madriguera. Cuando ya estaban desayunando, mi madre, la coneja Marta, se dio cuenta de que yo no estaba.
-¿Dónde está Rubén? ¡Qué raro que no haya venido a desayunar! Él siempre tiene hambre. Iré a buscarlo.
Cuando mamá llegó a la madriguera, me encontró muy tapadito y tiritando. Me preguntó qué me pasaba, y yo le dije que no me encontraba bien, que estaba muy cansado y que no me podía levantar. Mamá miró mi temperatura y tenía muchísima fiebre. Me dijo que no me preocupara, que iba a salir a buscar una medicina que me iba a curar rápidamente. Aquí, en el bosque, no tenemos farmacias como las vuestras, aquí es mucho mejor porque estamos rodeados de plantas que pueden curarnos de muchas enfermedades y además ¡son gratis! Mamá volvió con la medicina, sabía muy mal, pero como quería curarme pronto, me la tomé toda.
Pasaron varios días y mi familia y amigos cada vez estaban más preocupados porque yo no mejoraba sino todo lo contrario, cada día estaba peor. Fue por eso que el abuelo Benjamín decidió ir hasta el otro lado del bosque a buscar al Doctor Ambrosio, el mejor médico de conejos del los bosques cercanos. Cuando el médico me vio, arrugó el bigote y dijo que tenía muy mala pinta y que mi enfermedad parecía grave, pero que tenía que hacerme varias pruebas para saber qué me pasaba exactamente.
Después de dos intensos días haciéndome multitud de pruebas, les comunicó a mis padres que estaba muy enfermo porque mis riñones no funcionaban y que la única solución era un trasplante. En cuanto el médico pronunció la palabra trasplante, mi madre dijo:
-Doctor, aquí tiene mi riñón para mi hijo. Empiece la operación cuanto antes.
El médico le explicó a mamá que no era tan sencillo, que no valía cualquier riñón, que había que hacer unas pruebas para ver si el riñón de mamá servía para mí, porque cabía la posibilidad de que mi cuerpo lo rechazase. En efecto, le hicieron las pruebas a mamá y su riñón no valía. Luego se las hicieron a papá y a mis diecisiete hermanos pero ninguno de ellos podía darme un riñón. El abuelo pidió que le hiciesen a él las pruebas pero el doctor le dijo que ya era muy mayor para donar. Estábamos convencidos de que era el fin e iba a morir porque necesitaba algo que nadie podía darme.
Al vernos tan tristes, el médico nos dijo que no debíamos perder la esperanza y que debíamos seguir buscando. Insistió en que no hacía falta que fuese de alguien de la familia, que valía de cualquier otro conejo y que en el bosque vivían muchos así que igual alguno podía donármelo.
Cuando se corrió por el bosque la voz y comenzaron a saber lo que me pasaba, llegaron muchos conejos de bien lejos para que el Doctor Ambrosio les hiciese las pruebas. A la mayoría ni siquiera los conocíamos. Todos querían ayudar para que me salvase. ¡Qué buenos!
Al final, apareció el riñón que tanto necesitaba. Su dueño se llamaba Lucas y era un conejito de un año que vivía en un bosque lejano. No lo conocíamos de nada y nos emocionó realmente que quisiese donarme el riñón.
En cuanto el médico se aseguró de que su riñón era perfecto, comenzó la operación. Tuvo que avisar a varios especialistas más para llevar a cabo la intervención, pues era muy complicada, de alto riesgo. Además, debían operarnos a los dos a la vez, para que el riñón de Lucas no estuviese mucho tiempo fuera del cuerpo, pues podía estropearse. Fue una operación muy larga, pero al final todo salió  bien.
Cuando desperté, estaba en una madriguera muy grande y limpia, había varios doctores y acostado muy cerquita de mí, un conejo al que yo jamás había visto pero que empecé a querer como quería a mis diecisiete hermanos. Era Lucas.
Lo miré y le dije:
-Muchísimas gracias.
Tras decir eso, ya no fui capaz de articular palabra y empecé a llorar. Él me dijo que no tenía nada que agradecer, que lo había hecho porque si él fuese el enfermo también le gustaría que alguien le salvase la vida.
Después de recuperarnos los dos, volvimos a nuestras vidas, él en su bosque y yo en el mío. Nos vemos algunas veces y nos llevamos muy bien. Aunque vivimos lejos el uno del otro, sabemos que somos hermanos y nos ayudaremos siempre que lo necesitemos.
He empezado diciendo que tenía nueve meses y que acababa de nacer, ¿ahora lo entendéis? Ya estaba casi muerto y gracias a “mi hermano” Lucas, he vuelto a vivir.
Acordaos de mí y de Lucas cuando encontréis a alguien que lo necesite. ¡Podemos salvarle la vida a alguien o alguien nos la puede salvar a nosotros!
 

Comentarios

  1. Gustoume moito este relato porque é moi divertido e está moi ben escrito. Parabéns! Iria Araujo (2º Primaria)

    ResponderEliminar
  2. Este conto é moi chulo. Sorte! A ver se gañas algún premio do certame! Hugo C (2º Primaria)

    ResponderEliminar
  3. É historia triste pero moi fermosa. Gústame o final porque ensina o importante que é axudar aos demais. Sorte, Iago! Saray E. (2º de Primaria)

    ResponderEliminar
  4. Gustoume este conto porque os protagonistas axudáronse uns aos outros e eu penso que é importante axudar aos demais. María (2º EP)

    ResponderEliminar
  5. Boa sorte! Encantoume o conto do coello! É simpatiquísimo e moi orixinal. O que máis me gustou foi que rematou ben. Jesús (2º E.P.)

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho este cuento porque ayudaron al conejito y todo salió bien. La moraleja es muy bonita porque nos dice que tenemos que ayudar a los demás en lo que podamos. Antía (2º Primaria)

    ResponderEliminar
  7. Gustoume moito este conto. É moi bonito e divertidísimo. Sofía (2º E.P.)

    ResponderEliminar
  8. Encantoume o conto do coelliño Rubén. Paréceme que todos deberiamos tomar exemplo de Lucas e axudar sempre aos demais. Alejandra (2º Primaria)

    ResponderEliminar
  9. O que máis me gusta do conto é que apareza un coello que non coñece de nada para axudar. Eso é porque é moi bo. Ademais, gústame moito on conto porque me encantan as historias de animais que viven libres polos bosques e montes. Miguel Salgado (2º Primaria).

    ResponderEliminar
  10. Gustoume moito este conto porque ademáis de amosar o importante que é axudar aos demais, tamén podemos ver o importantes que son os médicos e enfermeiros porque coidan da nosa saúde. Andrea Araujo (2º de Primaria)

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito; Es un cuento triste, pero con un final muy feliz. Me ha hecho pensar en que hay mucha gente que necesita ayuda, y que todos deberíamos ser Lucas.

    ResponderEliminar
  12. Encantoume, un conto dos que, si nos paramos a pensar un pouco, vemolo a menudo na realidade, e por desgrsza sin un final tan feliz. E un conto que nos ten que facer reflexionar e ser un pouco mais solidarios cos demais.

    ResponderEliminar
  13. Este conto contén moitas ideas boas. Unha delas, é cando o coello nos di que a maior parte dos incendios son causados intencionadamente, ou porque non coidamos a natureza como se debería. Temos que coidar o noso e protexer os nosos montes!

    ResponderEliminar
  14. Gústame porque con este conto aprendín que hai que axudar a todos. Saray V (2º Primaria)

    ResponderEliminar
  15. Gústame esta historia porque é moi bonita, está ben escrita e ensina moitas cousas. Sandra (2º Primaria)

    ResponderEliminar
  16. Gustoume este relato porque está moi ben redactado e ademáis é bonito que os coellos se axuden. Debemos axudar aos demais para ser mellores persoas. Álvaro (2º E.P.)

    ResponderEliminar
  17. Gustoume moito iste relato porque é moi bonito e nel axudanse aos demais María (2ºESO)

    ResponderEliminar
  18. Me gusta mucho este cuento porque dice Que hay que hay Que cuidar a la naturaleza a los animales y ayudar a las personas. Y me gusta que me lo diga un conejo. Mencia. Primero E.P

    ResponderEliminar
  19. A mi... Me encanta!! IAGO ( 5 EP)

    ResponderEliminar
  20. e moiiiiiiii bonito (iago 5 ep )

    ResponderEliminar
  21. guau que diverrrrrrrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicacións populares deste blog

Hoxe é o Día do Libro!! Para celebralo, toda esta semana realizaremos no cole actividades relacionadas coa obra de Miguel de Cervantes, "Don Quijote".
Acordádesvos da batalla contra un rabaño de ovellas que Don Quijote confundiu con soldados?










LA PETITE EMMA

Emma allume son ordinateur. Elle entre dans son e-mail et elle voit qu’elle n’a pas de notifications. Après, elle ouvrela chemise où elle a tout la musique. Emma cherche une chanson  amusante et elle se met danser comme une folle devant du miroir. Toujours elle est aimé fait ça, et depuis sa mère travaille tout le jour, s’aime plus. Avec la musique, Emma n’écoute pas quand son frère Mateo entre dans la chambre d’Emma. Très étonnée, Emma enlève la musique dans l’ordinateur. Son frère rigole, et ça fait qu’elle se met en colère. -Quand tu es entré? -Juste avant tu m’as vu. – réponds Mateo. -Est mauvaise éducation passer sans frapper avant a la porte. –réponds de mauvaise humeur la jeune. -Pardon, Emma. Et depuis quand tu danse devant du miroir ? - Mais, qu’est-ce que ça peut te faire ! –dis Emma rougis. - Je vais dire maman que tu parles grossièrement à ton frère, pour savoir sa opinion sur ça. - Non ! Mateo, ça non ! – elle crie avec peine. -Salut petits. Je suis déjà dans la maison. Qu’est-c…

CENICIENTA