Saltar ao contido principal

OBJETIVOS CUMPLIDOS

Dicen que hay que hacer tres cosas en la vida: tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro.
Laura tenía 26 años, y estaba embarazada de su primer hijo. Vivía en un pequeño pueblo de Salamanca junto a su madre, ya mayor, de la que cuidaba desde hacía unos meses.
El día en que Laura dio a luz, fue el principio del resto de su vida. Fue un parto complicado, ella y el niño estuvieron a punto de morir. El pequeño Carlos, que así fue como le llamó, nació con problemas respiratorios por una negligencia médica, ya que las enfermeras dejaron pasar mucho tiempo antes de sacarle. Tuvo que estar durante quince días en el hospital, donde su madre apenas podía verle.
En este tiempo, Laura se dio cuenta de la rapidez con la que la vida se va. Se dio cuenta de que vivimos dos días, y que hay que aprovecharlos al máximo. Una noche, leyendo blogs en internet, leyó que antes de morir hay que tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. Ella pensó que la primera ya la había cumplido, quizás era hora de hacer también las otras.
Era 10 de abril, y hora de que Carlos llegara a su nuevo hogar. Ese mismo día, Laura fue a la tienda más cercana y compró semillas de higuera. Ese iba a ser su segundo objetivo, el árbol. Al poco tiempo, una de las semillas que había plantado empezó a asomar por encima de la tierra. Laura vio en ella un comienzo para su libro.
Laura cogió una libreta y empezó a escribir. Las primeras semanas, contaba como su árbol crecía a la vez que el pequeño Carlos. También expresaba en sus páginas lo difícil que era criar a un niño sin su padre, y más sabiendo lo reciente que estaba todo. Hacía ya nueve meses del trágico accidente. Un choque de trenes en el que murieron casi una centena de personas, entre las que se encontraba Álvaro, su marido. Ella estaba embarazada de dos meses cuando sucedió, y estuvo a punto de perderlo. Luego su madre cayó enferma, y tuvo que venirse a vivir a Salamanca para estar con ella. Pensó que sería lo mejor, se había criado aquí y aquí estaba toda su familia, que le ayudaría a pasar este mal trago y también con el niño.
Buscó trabajo y empezó de nuevo a trabajar. Laura no tenía tiempo para nada, ni para su madre, que había empeorado mucho en los últimos meses, ni para Carlos, ni para su libro. Al poco tiempo, la madre de Laura falleció en el hospital. Para ella fue muy dura su muerte, se dio cuenta de que había perdido a dos de las personas más importantes de su vida en apenas un año.
A pesar de todo, Laura decidió quedarse a vivir en Salamanca. Pensó que esto solo sería otro capítulo más para su libro, en el que pocas desgracias más cabían ya. Ella sabía que ahora más que nunca tenía que centrarse en su hijo, que tenía dos años. Laura le decía que el árbol del jardín nació al mismo tiempo que él, aunque siempre fue más alto.
El mismo año en el que Carlos empezó el colegio, el árbol dio sus primeros frutos. Eran unos higos enormes y sabrosos. A Laura le recordaban a los que recogía con su abuela y su hermano cuando era pequeña, en una higuera que había detrás de su casa. Se sentía satisfecha de haber cumplido sus objetivos, pensaba que siempre quedaría ese recuerdo.
Los años pasaban muy rápido. Laura terminó su libro, y Carlos tenía 33 años cuando ella enfermó de gravedad. Al poco tiempo, igual que su madre, murió encamada. Pero todos piensan que Laura nunca morirá del todo mientras estén presentes su hijo, su árbol y su libro, que después de todo, era lo que decía en ese blog de internet. Sus objetivos cumplidos.


                                                                                                                                  LOST N.Y.

Comentarios

  1. Me parece una historia muy triste pero muy bonita. Ana

    ResponderEliminar
  2. Es una historia triste. Dan ganas de llorar pero es bonita también. Alba.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicacións populares deste blog

Hoxe é o Día do Libro!! Para celebralo, toda esta semana realizaremos no cole actividades relacionadas coa obra de Miguel de Cervantes, "Don Quijote".
Acordádesvos da batalla contra un rabaño de ovellas que Don Quijote confundiu con soldados?










LA PETITE EMMA

Emma allume son ordinateur. Elle entre dans son e-mail et elle voit qu’elle n’a pas de notifications. Après, elle ouvrela chemise où elle a tout la musique. Emma cherche une chanson  amusante et elle se met danser comme une folle devant du miroir. Toujours elle est aimé fait ça, et depuis sa mère travaille tout le jour, s’aime plus. Avec la musique, Emma n’écoute pas quand son frère Mateo entre dans la chambre d’Emma. Très étonnée, Emma enlève la musique dans l’ordinateur. Son frère rigole, et ça fait qu’elle se met en colère. -Quand tu es entré? -Juste avant tu m’as vu. – réponds Mateo. -Est mauvaise éducation passer sans frapper avant a la porte. –réponds de mauvaise humeur la jeune. -Pardon, Emma. Et depuis quand tu danse devant du miroir ? - Mais, qu’est-ce que ça peut te faire ! –dis Emma rougis. - Je vais dire maman que tu parles grossièrement à ton frère, pour savoir sa opinion sur ça. - Non ! Mateo, ça non ! – elle crie avec peine. -Salut petits. Je suis déjà dans la maison. Qu’est-c…

CENICIENTA