Saltar ao contido principal

¡NOS INVADEN LAS HORMIGAS!


El año pasado, tras un largo curso escolar, ¡por fin habían llegado las vacaciones! Tres largos meses para descansar y prepararse para un nuevo curso. Y ¡nos íbamos a la playa! El tiempo era ideal, la temperatura cálida, la brisa, suave y los pájaros cantando…¡qué bien! Solo faltaba una semana para irse a la playa. Ya habían pasado junio, julio y algunos días de agosto, en los que practicamos natación en la piscina.


El día antes de irnos, cogimos las últimas cosas y a la mañana siguiente pusimos rumbo a la costa. Y como era de esperar, mi abuela también venía. Ella fue la causante del terrible problema que os voy a contar.


El sitio era genial, y no tardamos en acostumbrarnos, con un fantástico supermercado cerca, panadería y bar. En el supermercado nos compramos un apetecible melón, que empezamos al día siguiente. De hecho, como comentamos en presencia de la abuela que estaba bueno, decidió dejar las semillas para sembrarlas en la huerta de casa al volver. Pero había que dejarlas secar para evitar que se estropearan y decidimos que lo mejor era dejarlas encima de una servilleta una noche en el balcón. Cuando mi tía se despertó, ¡madre mía! una fila de hormiguitas aún no muy larga avanzaba desde el balcón hasta la cocina en busca de comida. Decidió que había que matarlas lo antes posible, ya que mi hermana no debía enterarse. Armada con dos botes de matainsectos, avanzó sigilosa hacia la cocina. Un, dos, tres ¡disparen! Rápidamente una nube enorme de insecticida llenó la sala. Satisfecha, mi tía recogió las hormigas con la escoba y el recogedor y las tiró junto con los botes vacíos y abrió las ventanas como si nada hubiera pasado.

Como el melón se había acabado, compramos otro, pero no ocurrió lo mismito que la otra vez. Los demás días fueron bastante buenos, ya que hasta entonces había estado nublado, dejó que nos bañáramos en el mar bajo un brillante sol, el chasco era que el agua estaba friísima y costaba meterse. Después de bañarnos nos marchábamos paseando hasta la panadería, tomábamos un café y volvíamos para comer y justo después salíamos con una amiga a pasear hasta una heladería, donde degustábamos deliciosos helados.

El último día recogimos todo cuanto habíamos traído y para comer, fuimos a un restaurante cercano, en el que nos sirvieron delicias del mar, lo necesario para disfrutar de una buena tarde patinando por el paseo, lo cual no fue muy bien, ya que a medio camino tomé una rampa  y salí volando hasta aterrizar, con una velocidad excesiva. Cuando paramos, nos tomamos un helado y volvimos al coche, guardamos los patines y volvimos a casa.

Como el año pasado nos lo pasamos tan bien, está decidido que vamos a volver. Da igual que haya hormigas, porque mi tía tiene un truco para matarlas y que no vuelvan. Además, he aprendido a patinar y me llevaré los patines parta divertirme mucho. ¡Ah! Y estamos pensando si llevar o no a la abuela que casi provoca una ¡invasión de hormigas!




Lorena Fernández Rodríguez (5º de Educación Primaria)

Comentarios

  1. Unha historia ben graciosa! Parabéns, Lorena, por este relato!

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. lore que cuento tan graciosa muchisima suerte ( Yisela , 5º E.P)

      Eliminar
  2. Noraboa un ano máis por ter conseguido outro premio! Está claro que escribes moi ben, que tes unha capacidade para contar as cousas coa túa particular gracia que fai que sempre nos arrinques un sorriso. Moi ben, Lorena! A seguir escribindo e contando historias tan graciosas!

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. gustame moito este relato, tan graciosos como sempre,sigue así.

      Eliminar
  3. Noraboa, campeona! Encántame ler as túas anécdotas porque as contas de maravilla. A disfrutar do premio!

    ResponderEliminar
  4. Tan xenial coma sempre así que non deixes de escribir!!!!! E felicidades polo premio!!!!!

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. GUSTAME O TEU CONTO LORENA

      Eliminar
    2. Que orixinal e ademais falo tan ben coma sempre.olalla 5º de e.p.

      Eliminar
    3. Me encantou coma sempre no pares de escribir historias tan boas

      Eliminar
    4. Parabens ! moi chulo ! encantoume.

      Eliminar
  5. que ben o fas , coma sempre.

    ResponderEliminar
  6. Lorena, eres unha gran escritora e unha ilustradora boísima. Noraboa polo premio. Xa non sei que vas facer con tanto premio...Non che vai quedar sitio na casa para poñer todos....

    ResponderEliminar
  7. Felicidades! Gustoume moito!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicacións populares deste blog

Hoxe é o Día do Libro!! Para celebralo, toda esta semana realizaremos no cole actividades relacionadas coa obra de Miguel de Cervantes, "Don Quijote".
Acordádesvos da batalla contra un rabaño de ovellas que Don Quijote confundiu con soldados?










LA PETITE EMMA

Emma allume son ordinateur. Elle entre dans son e-mail et elle voit qu’elle n’a pas de notifications. Après, elle ouvrela chemise où elle a tout la musique. Emma cherche une chanson  amusante et elle se met danser comme une folle devant du miroir. Toujours elle est aimé fait ça, et depuis sa mère travaille tout le jour, s’aime plus. Avec la musique, Emma n’écoute pas quand son frère Mateo entre dans la chambre d’Emma. Très étonnée, Emma enlève la musique dans l’ordinateur. Son frère rigole, et ça fait qu’elle se met en colère. -Quand tu es entré? -Juste avant tu m’as vu. – réponds Mateo. -Est mauvaise éducation passer sans frapper avant a la porte. –réponds de mauvaise humeur la jeune. -Pardon, Emma. Et depuis quand tu danse devant du miroir ? - Mais, qu’est-ce que ça peut te faire ! –dis Emma rougis. - Je vais dire maman que tu parles grossièrement à ton frère, pour savoir sa opinion sur ça. - Non ! Mateo, ça non ! – elle crie avec peine. -Salut petits. Je suis déjà dans la maison. Qu’est-c…

CENICIENTA